Crece aun mas si cabe la polemica sobre el rastreo de usuarios de dispositivos móviles, y es que después de toda la polémica creada alrededor de Google y Apple por el rastreo de sus usuarios, ahora se suma otra alrededor de los navegadores TomTom.

Al parecer y según un diario holandés, la policía holandesa accede habitualmente a los registros de navegación de miles de usuarios que utilizan este famoso navegador y utiliza dicha información para realizar controles de velocidad y para elegir mejor los puntos para ocultar los radares de control de velocidad.

Según este diario, casi la mitad de la policía de los Países Bajos utiliza este método, según informa, una empresa intermediaria extrae los datos de los dispositivos y posteriormente vende esa información a la policía “lo cual es totalmente ilegal” afirma el diario.

En las instrucciones de uso de TomTom se afirma que es posible que se puedan transmitir datos a terceros desde un dispositivo, pero no especifica que la policía tenga acceso a esa información sin una orden judicial y mucho menos previo pago.

[Vía]