El fotografo Benjamín Dowie decidió poner a prueba a la cámara del nuevo iPhone 4S asi que decidió llevarlo a un sesion de surf. Al llegar a casa comento, y con palabras propias comento “miró las imágenes, y no podía creer que salió de un teléfono. Estaba tan emocionado”

Aun que el color esta un poco editado con Final Cut, el video es integramente filmado con un iPhone 4S, el autor resalta que la estabilización automática funciona de maravilla, y se deshace de la mayoría de “gelatina” en el vídeo.

Un gran vídeo demostrando lo que un teléfono es capas de lograr.