Mucho se está hablando de cómo será y cuales serán las características y prestaciones del próximo iPhone. En esta ocasión, se empiezan a verter rumores sobre la posibilidad de que el dock del nuevo dispositivo sea de un tamaño más reducido, en concreto se habla de un “microdock”.

La razón de dicha reducción sería de caracter puramente práctico, y es que mediante esta nueva propuesta, los diseñadores podrían utilizar ese espacio para quizás aumentar el tamaño de la batería, de manera que la capacidad de la misma aumentaría también.

Esta modificación podría traer problemas a Apple, ya que multitud de usuarios fieles a la compañía, o poseedores de antiguos modelos como en mi caso, tendrían que desechar todos los accesorios compatibles con el puerto actual, y que no tendrían cabida en el futuro iPhone.

De momento todo queda en el aire, y no sabremos de la certeza de esta nueva característica hasta que haya confirmación oficial, ya que a pesar de que iMore lo haya puesto sobre la mesa, todavía no es seguro.